domingo, 20 de mayo de 2012

Anillamiento

     Esta primavera he tenido (o estoy teniendo) el gusto de acompañar a mis amigos de Iberiabird Medioambiente en jornadas de anillamiento englobadas dentro del Proyecto Trino, una interesante apuesta por el turismo de interior y ornitología por parte de varios Grupos de Acción Local. Están realizando charlas en colegios, paseos ornitológicos y jornadas de anillamiento.

Vicente dando explicaciones a un grupo de escolares.
     En lo referente al anillamiento, que es donde yo estoy colaborando, está dedicado a la población escolar de diferentes comarcas salmantinas. El tema tiene su complicación, ya que hay que buscar un lugar cerca del pueblo, donde los alumnos puedan llegar a pie y en un tiempo no demasiado largo. 

Hembra de curruca capirotada en la red.
     El lugar tiene que ser lo suficientemente bueno como para poder capturar entre 20 y 30 pájaros y de la mayor variedad de especies posibles.

Mito en mano.
     El objetivo, de momento, lo vamos cumpliendo, tanto en número de individuos como en número de especies, con lo que la chavalería va quedando satisfecha. En lo referente a esos "locos bajitos", hemos tenido de todo, desde niños encantadores a preadolescentes impresentables, aunque hay que decir que las mayoría era de los primeros.

Alcaudón común.
     Nos ha tocado lidiar con diferentes problemas. En primer lugar el desplazamiento, algunas de las jornadas se han realizado en pueblos a 100 kilómetros con un horario previsto de 8:30 o 9 de la mañana, lo que significa que para que cuando los chicos llegasen tenía que estar todo montado casi una hora antes, así que estábamos saliendo de casa entre las 5:30 o las 6 de la mañana.

Macho de mirlo.
     Otro de los factores que hemos tenido que tener en cuenta ha sido la meteorología. Con la primavera loca que hemos tenido, incluso ha habido que mover alguna jornada porque se esperaba lluvia. Con lo que si hemos acertado ha sido que no hemos tenido que suspender ninguna jornada una vez empezada, ha habido amagos de lluvia, pero no ha llegado a cuajar. Varias madrugadas han sido duras también por las bajas temperaturas que nos ha tocado soportar.

Carbonero común.
     Este tipo de actividades, a mi humilde entendimiento, son muy positivas, esperamos que las nuevas generaciones, sobre todo en el medio rural, conozcan y sepan proteger este patrimonio natural que tenemos.

Tarabilla común.
     Desgraciadamente aún se siguen escuchando expresiones marcadas por un claro desprecio hacia los seres vivos en general y las aves en particular. Expresiones marcadas por una incultura ancestral que por suerte se va rarificando.

No todo lo que cae en la red se puede anillar.

7 comentarios:

  1. Libelulla depressa, ¿fecha y lugar?, porque creo que sería la primera de la que tengo noticia esta temporada en Salamanca.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre tu trabajo es de admirar. Saludos desde mi Terruño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta ocasión yo sólo voy de apoyo logístico.

      Eliminar
  3. Eso esa hacer cantera, me parece una idea increible, si llego a ver eso yo con 7 años.........
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños son el futuro, si a unos pocos les cala la idea, el esfuerzo habrá merecido la pena. Si además a algunos de los que su educación es propia de las cavernas le provocamos una duda, mejor que mejor.

      Eliminar
  4. Gracias por la promoción, Miguel.
    La verdad que es un desborde de educación ambiental lo que les cae a los chavales, y a muchos de ellos esta claro que les cala bastante bien...
    Saludos

    Vicente

    ResponderEliminar