miércoles, 17 de octubre de 2012

Hablemos de gatos.

     Creo que ya en una ocasión comenté aquí la problemática que los gatos callejeros está ocasionando en mi calle. Tengo una serie de vecinos que se consideran grandes amantes de los animales, por ello llenan las aceras de mierda con los restos de la paella del domingo, con comida seca en otras zonas e incluso con comída húmeda. Todo ello ha llevado por un lado a que se incremente la suciedad en la vía pública (resto de comida, heces, etc), y por otro lado al aumento de la población, no sólo en esta zona sino también en otras colonias de la capital salmantina.

Gato con un montón de comida húmeda en mi calle.
     Este aumento en el número de ejemplares, unido a que en los jardines que hay en esta zona se han eliminado muchas zonas de setos y arbustos cerrados, ha dado al traste con gran número de pajarillos que se veían o se oían sólo hace ocho o diez años. Esta primavera, que por motivos laborales me he levantado muy pronto y he tenido que esperar en la calle a que me recogieran, sorprendentemente no se oían más que colirrojos tizones, antes eran habituales los mirlos o los ruiseñores, con lo que se evidencia la pérdida de biodiversidad en MI entorno.

Un lindo gatito esperando la merienda. Fuente: www.20minutos.es

     Ayer, mi amigo Vicente colgó en Facebook un enlace a una noticia aparecida en 20minutos.es, en la sección La Crónica Verde de César Javier Palacios, no es el mismo caso, ya que en el artículo que podéis ver pinchando el enlace se habla de gatos domésticos cuyos dueños los dejan vagar libremente, pero las cifras de las que habla, basado en un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Georgia en Estados Unidos. En base a ese estudio, la American Bird Conservancy y The Wildlife Society estiman que los gatos domésticos en Estados Unidos matan la nada despreciable cifra de 4000 millones de animales, de los que 500 millones son pájaros.

Gato doméstico con un pajarillo. Fabrice Brescia/CSIC Comunicación.
     Otro estudio que no tiene desperdicio, en este caso a cargo del CSIC y que se vio reflejado en un artículo de Pedro Cáceres en El Mundo.es hace poco más de un año, merece la pena leerse al completo, comienza por la historia del gato del farero que fue capaz de acabar él solito con una especie. El estudio hace una revisión del impacto de los felinos en islas, donde fueron introducidos por el hombre. No sólo han sido los gatos, también perros, cabras o ratas han creado problemas y gordos en territorios insulares.

     Después, en ambos artículos, vienen los comentarios de esos grandes amantes de los animales, que no son capaces de ver más allá de sus narices y critican como si la única especie en el mundo mundial fuera su lindo gatito. En el primer caso, en el que me atañe directamente, creo que los gatos deben estar controlados, no abandonados en la calle. Si eres un amante de los gatos, llévatelos a tu casa, cuídalos, alimentalos y llévalos al veterinario.
En el segundo caso, lo que a mi humilde entendimiento habla de los gatos que sus dueños dejan campar por sus respetos con el consiguiente daño a otras especies.
Y en el tercero habla de los problemas que aparecen con poblaciones aloctonas en un entorno muy concreto y cerrado.
En  todos los casos los culpables son en primer lugar los dueños de los gatos que los dejan campar o se deshacen de ellos convirtiéndolos en callejeros y en segundo lugar de las administraciones que no quieren o no pueden regularizar esa situación.

6 comentarios:

  1. Cosas como esta deberían enseñar en las escuelas.
    Un saludo, tocayo!

    ResponderEliminar
  2. Por si fuera interesante o útil para esa Asociación o sus afiliados, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  3. Cualquiera les dice algo, casi es mejor enfrentarse a los cazadores, no hay quien les convenza. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Educación y cultura hay que darles. Son significativos los comentarios de los dos artículos que tengo enlazados.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada, yo hice una parecida.....una pena demas son competencia para cazadores que luego no tienen Whiskas en su casa.....
    Una pena lo de los etos. habra que decir al vecindario que ponga mas.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar