lunes, 2 de mayo de 2016

Unos días con el cine.

     La necesidad de ganarse uno la vida le lleva a veces a uno a tocar temas que no tenía pensado experimentar. Pues bien, eso es lo que me ha sucedido a mí estos días de atrás. En Salamanca se está rodando un capítulo piloto para una serie norteamericana. Se trata de una secuela de la historia de Romeo y Julieta. Por ello, varios escenarios de nuestra ciudad han vuelto al siglo XV, más concretamente a la ciudad de Verona.
 
Recreando una comida.
 
     La casualidad ha sido la causante de que hayan contado conmigo para ayudar a construir decorados. La experiencia ha sido magnífica. Ver desde dentro cómo se preparan los decorados de una película de época. La minuciosidad en los detalles.
 
Construyendo un fresco.
     Mi primera labor fue ayudar a terminar un gigantesco "fresco", en colaboración de un equipo profesional que hizo un gran trabajo.
 
Preparando unas tumbas.
     Después me tocó trabajar en la recreación de unas tumbas en un claustro. Es increíble lo que puede hacer esta gente con un bote de pintura, o muchos botes.
 
Una fuente falsa.
     Fueron unos días muy intensos de trabajo, pero muy gratificantes y muy agradecido por haber podido participar en este proyecto al lado de un equipo humano muy profesional. Una experiencia que no me importaría nada repetir.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada