domingo, 24 de abril de 2011

Leyendas urbanas

   Hoy toca hablar un poco de los famosos topillos (Microtus arvalis), para tener más información podéis pinchar en multitud de enlaces que saben infinitamente más que yo de este tema, como muestra os propongo dos: http://blogs.20minutos.es/cronicaverde/tag/topillos/ de donde he sacado la foto que ilustra esta entrada, y el más que recomendable http://grefa.org/alfonsopaz/. En estas dos y en muchas más se habla de las necedades que se han oído sobre la plaga de topillos y sobre la bestialidad que ha supuesto (y seguirá suponiendo durante mucho tiempo) el llenar el campo y los almacenes de muchos agricultores con cantidades brutales de cereal envenenado.

   Para los que no estéis familiarizados con ellos, estos bichitos tienen explosiones de población cada 4 ó 5 años que puden llegar a provocar plagas, pero cada vez que esto ocurre se vuelven a oir las mismas chorradas sobre su origen, procedencia, daños, etc, etc.

Topillo campesino (Microtus arvalis). Fuente: http://blogs.20minutos.es/cronicaverde/tag/topillos/
   Muchos habréis oído el ya célebre origen del topillo, yo incluso lo he oído en la radio, a un representante de un sindicato agrario, aseguró el angelito que había sido creado en un laboratorio y era una mezcla de topo y de ratón, por eso era tan difícil acabar con ellos.

   También he oído que lo han soltado los ecologistas o en más ocasiones la Junta para alimentar a las "águilas", habitualmente suelo utilizar la técnica de intentar razonar con el interfecto, a ver si pensando un poco se le enciende alguna lucecita ahí dentro, con lo de los ecologistas les pregunto que de dónde lo sacarán y sobre todo dónde serán capaces de criar tantos bichos a la ves. En cuanto a la Junta, la pregunta es para qué van a soltar topillos, si producen una plaga que les ocasiona muchos más problemas tanto económicos como de quebraderos de cabeza que los que les puede provocar el que las rapaces no tengan tanto alimento.

   En cuanto a la distribución he oído de todo, desde que los llevan en los todoterreno hasta que los tiran desde avionetas en cajas con paracaídas. Lo más curioso del tema es que en un principio todos con los que hablas te lo cuentan en primera persona, ellos lo han visto, si les aprietas, el que lo vio fue un amigo o un familiar. Un día uno me comentó que había visto llegar un helicóptero, se posó y tiró unas cuantas cajas de cartón llenas de topillos, como era una zona perfectamente accesible le pregunté que quién sería el iluminado que usaría un helicóptero (con la pasta que cuesta ponerlo a funcionar) teniendo toda una flota de todoterreno que podrían llegar al mismo sitio pero con un gasto infinitamente menor. Otra de mis pregunas fue el que me dijera el sitio exacto, ya que él lo había visto, ya que le comenté que las cajas eran retornables como las botellas de Coca-Cola, y que si le devolvíamos a la Junta las cajas nos darían una pasta, la respuesta fue la esperada, él personalmente no lo había visto, había sido un primo suyo.

   Otra ocurrencia se la comentaron a mi amigo Ángel González, como sabían que él salía bastante al campo, le comentaron que tuviera cuidado con los topillos, que cuando se juntaban cinco atacaban. No sé exáctamente por qué cinco y no cuatro o seis, la cosa es que desde aquello todos tenemos cuidado de no encontrarnos con cinco topillos juntos por si las moscas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada