domingo, 26 de febrero de 2012

Cambio de estación

     Ya se va notando el cambio de estación, no por minimeces como que hoy hemos tenido temperaturas cercanas a los 20º, sino por la presencia en nuestros campos de los primeros migrantes estivales que se van viendo, ya están por aquí los primeros primillas, milanos negros o águilas culebreras, aunque siguen entre nosotros aún buena cantidad de invernantes como las grullas.

V de grullas llegando al Azud de Riolobos.
     Esta entrada me sirve para comentaros un poco la salida de hoy, he recorrido una pequeña ruta entre el Azud de Riolobos y unas graveras en Alba de Tormes. El objetivo de la salida era doble, por un lado dar un paseo para ver pájaros, cosa que hacía tiempo no podía hacer, y en segundo lugar empezar a tomar contacto con las parejas de aguilucho lagunero de la zona.

Otro grupete de grullas entrando a dormir.
     En el Azud de Riolobos lo más destacable es la permanencia de al menos 600 grullas que llegan a la zona a dormir. Aún no hay primillas en estas colonias. Es una pena ver el estado en el que se encuentra este humedal, zona húmeda catalogada, que por desidia de la Administración competente está perdiendo (o ha perdido) la mayoría de los valores que la llevó a la figura de protección que tiene. Algunos aún pensamos que una recuperación de la cantidad y la calidad del agua llevaría aparejada un aumento de las especies presentes.

Tres machos de avutarda.
     De camino a Alba de Tormes  me encontré con un bando de avutardas, ya se están empezando a agrupar, supongo que las hormonas estarán empezando a cosquillear a los machos.

Cormorán grande.
   La siguiente parada ha sido un conjunto de antiguas graveras a orillas del Tormes, muy cerca de Alba. Los agujeros donde hace años se extrajo la grava se ha convertido en un ecosistema muy interesante, con grandes masas de espadaña que alberga varias parejas nidificantes de aguilucho lagunero. He visto al menos dos hembras diferentes. 

Garza real.
     Estos conjuntos lagunares son biotopos consolidados, ya que son los lugares de extracción abandonados, que han evolucionado de forma natural, en ellas se puede encontrar una fauna abundante y bien representada, tanto en época de cría como en invierno. Como la concesión minera sigue activa la evolución natural del entrono sigue sus pasos. El problema viene cuando esa concesión vence, la ley obliga a la empresa a restaurar estos complejos, lo que las empresas entienden por restaurar es llenarlas de escombros, una cuarta de tierra vegetal y una plantación de chopos. De esta forma, una medida que se estableció para que las graveras en desuso se conviertan en vertederos, pasa a ser una restauración que hace perder toda la biodiversidad que se ha ido formando durante años de abandono.

Garceta grande juvenil.
     En los últimos tiempos se han localizado en el interior peninsular un gran número de garcetas grandes, siempre en edad juvenil, nuestra provincia no se ha "salvado" de esta invasión siendo habitual encontrarlas en nuestros humedales, hoy no ha sido una excepción como demuestran las imágenes.

Diferencia entre garceta común y garceta grande.

6 comentarios:

  1. Una jornada estupenda al igual que las fotos. Saludos desde mi terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero las fotos nada que ver con las tuyas.

      Eliminar
  2. Como dice Jero fue una jornada estupenda como las fotos.
    Me gusta mucho la de las avutardas y en la que se ve la diferencia entre garceta y garceta grande.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los elogios, aunque se que son inmerecidos, siempre se agradece.

      Eliminar
  3. Esas avutardas un tesoro y esa concesion que vence...se daran cuenta que esto tiene vida ,digo yo?
    Que sequen o entierren esas zonas en un pais con falta de humedales es tercermundista...
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa en este país, es que las normas son para cumplirlas, casi nadie se plantea en que se pueden establecer excepciones, y si se lo plantéan, lo desestiman porque: Uff, qué trabajo para conseguirlo!

      Eliminar